Histórico

 

El monasterio de Sant Joan de les Abadesses fue fundado en el siglo IX por el legendario Guifré el Pilós (fundador de Ripoll también). Una comunidad de monjas benedictinas se instaló allí. La primera abadesa fue Emma, la hija del fundador. En el siglo XI, la comunidad fue suprimida y remplazada en el siglo XII por canónigos (regla de San Agustín). En el siglo XVI, los canónigos se secularizaron y la iglesia se transformó en colegiata. En el siglo XIX, se convirtió en iglesia parroquial.
descente de croix

 

 

Exterior

 

 

extérieur La fachada es muy sobria. Su hastial está decorado con pequeños arcos ciegos. Un pórtico de cuatro tramos está adosado al brazo sur del crucero.

 

 

El ábside está adornado con arcos ciegos en su base. En el segundo nivel, las arcadas son más largas y se apoyan en capiteles esculpidos. Enmarcan tres aspilleras. Un hastial decorado de arcos ciegos domina el conjunto.
chevet

 

 

cloître El claustro es un trapecio irregular. Los arcos apuntados se apoyan en columnas cruciformes con pequeños capiteles vegetales. Las galerías están cubiertas de madera.

 

Interior

 

La nave, muy corta, tiene una bóveda de cañon. No es muy luminosa. El crucero da sobre una capilla al norte. El brazo sur está horadado por una ventana estrecha y dos óculos.
intérieur

 

 

chapiteau Cada brazo se abre sobre absidiolos dónde se encuentran bonitos capiteles. Algunos son historiados, como el bautismo de Cristo en el absidiolo sur.
baptême du Christ

 

 

choeur A diferencia de la nave, la cabecera es muy ancha. Tiene dos tramos con bóvedas de cañon antes del ábside. Los arcos fajónes descansan sobre pilares cuadrados. Un corredor semicircular permite la circulación alrededor de los tramos. Este corredor se abre sobre el ábside y dos capillas. El primer nivel del ábside está adornado con arcos ciegos. El segundo está compuesto de arcos más altos. Las columnas, más delgadas, tienen capiteles decorados con frisos ajedrezados.

 

 

Tres aspilleras iluminan un magnífico Descendimiento de la Cruz de madera policromada (1251). Este conjunto, digno de estar presentado en el MNAC de Barcelona, fue protagonista de un milagro : dos siglos después de su realización, una hostia intacta fue encontrada en la cabeza del Cristo.
descente de croix

Page d'accueil